Martes, 05 de febrero de 2008
Publicado por Lua.Coro @ 12:10  | Actualidad Pol?tica
Comentarios (2)  | Enviar
Se pueden poner sus "obras de cultura" en un marco para que las vean los amigos cuando vayan a sus casas, porque la gente estamos hasta las narices de sus abusos y no pensamos ver nada suyo ni hartos de vino.



De sobra es sabido por todos la mediocridad del cine y otras males artes esc?nicas espa?oles y la mezquindad interesada de algunos de sus protagonistas. No voy a volver a justificar la connivencia en la que viven estos caraduras y sus protectores pseudomecenas del Gobierno . -que nos sacan el dinero para entreg?rselo a ellos a cambio de propaganda socialista-.

Recu?rdense subvenciones dilapidadoras, sometimiento de empresas cinematogr?ficas a los dictados dictatoriales socialistas, oblig?ndoles a comprar y proyectar las pel?culas que ellos manden; tambi?n la famosa trampa del canon digital, medida esta que genera ping?es beneficios a los titiriteros de medio pelo que pululan disfrazados de progres por la Espa?a m?s inculta, zopenca, casposa y seborreica que jam?s pudimos imaginar. Y todo ello a cambio de que usen sus escenarios para repetir las consignas que Pepino's Factory les manda.

La ?ltima entrega de los premios Goya, distinciones que ellos se mascan y ellos se reparten, ha sido escenario de una utilizaci?n pol?tica tan cutre como repulsiva. El premiado, un tal San Juan, que lo conocer?n en su casa y alrededores, se ha erigido en portavoz de los m?s altos poderes universales y ha pedido alto y claro, sin venir a cuento, la "supresi?n de esa cosa que es la Conferencia Episcopal". As?, tan claro como repugnante es el manifiesto. Progres, progrecitos y progrecetes, incapaces de elaborar un simple pensamiento de forma aut?noma y revestidos de la falaz hipocres?a de la izquierda espa?ola, aplaudieron a su nuevo gur? con devota reverencia. Probablemente, en su limitado pensamiento creyeron haber encontrado al dios laico que siempre buscaron. Qu? tropa.

M?s de lo mismo, el premio Max de teatro ha sido concedido a un tal Francesc Orella, conocido en el supermercado y la farmacia de su barrio y poco m?s. Su nombre catal?n traducido a la bell?sima lengua de Cervantes, significa Francisco Oreja. Y la sem?ntica tiene su expresiva proyecci?n, no exenta de verdad y motivo de mofa. En valenciano o catal?n, ser un "orella" significa ser "torpe. ignorante, burro", acepci?n que le viene al pelo al muchacho porque se necesita ser eso y algo m?s que me callo para subirse a un escenario a demonizar al PP y a sus votantes afirmando que est? constitu?do por gentes que son aut?nticos enemigos del pueblo.

Pues miren marionetas y marionetos, que sepan que ustedes viven del p?blico, y adem?s de no tener ning?n derecho a insultarnos por ejercer nuestra libre opini?n, tambi?n tenemos rea?os para mandarles a ustedes a hacer pu?etas con encaje de bolillos. Y lo digo p?blicamente: ahora, tal y como est?n las cosas, no s?lo voy a votar al PP con ganas, sino que les voy a condenar a ustedes al ninguneo m?s absoluto. Se pueden poner sus "obras de cultura" en un marco para que las vean los amigos cuando vayan a sus casas, porque la gente estamos hasta las narices de sus abusos y no pensamos ver nada suyo ni hartos de vino.

Vayan haciendo g?rgaras, mindundis.

Comentarios
Publicado por Invitado
Martes, 05 de febrero de 2008 | 22:19
Yo me he quedado muy tranquilo porque San Juan y el resto de los titiriteros se van a ir Africa a ayudar a los pobres y de esta manera los misioneros cat?licos podr?n volver a Espa?a.
Publicado por Carlos de Oleza
Mi?rcoles, 06 de febrero de 2008 | 8:11
Estupenda reflexi?n sobre las gentes faranduleras que cono el papel de calco, s?lo sirven para copiarse los unos a los otros.
Desde la transici?n, a alg?n actorcillo pionero le fu? rentable alinearse con el Psoe o con el Partido comunista,(lo contrario de lo que ven?an haciendo en la dictadura), obteniendo con esa afiliaci?n la seguridad de llenar sus est?magos agradecidos.
Sin venir a cuento, critican con malas artes a la Iglesia y al PP, porque saben que adulando a los socialistas tienen seguras las habichuelas.
Con su pan se lo coman, pero a m? no me ver?n por ning?n cine donde proyecten sus films eternamentes noveles a las que tienen la osad?a de clasificarlas como s?ptimo arte.